Saltar al contenido

Frases tristes

Frases tristes
Frases de tristeza y soledad para compartir si estás pasando por un mal momento.

Frases tristes

Cuántos besos me perdí por no saber decir te quiero.

Las cosas son como son. Sufrimos porque las hemos imaginado de otra manera.

Mi luto no fue vestirme de negro, sino quedarme sin risas.

Nunca pensé que en la felicidad hubiera tanta tristeza.

Un alma triste puede matar más rápido que una bacteria.

La tristeza y el dolor son una especie de defensa.

Cuando te decepcionas, te vuelves más fuerte.

¿Dónde he ido a parar? ¿En qué isla he naufragado?

Hay algo roto en esas sonrisas que iluminan la vida de los demás.

Tuve que soltarme y agarrarme muy fuerte a mí mismo.

Tirar por la borda el último intento para ver si flota o se hunde.

Nada ocupa más espacio que tu ausencia.

Encuéntrame donde me perdiste.

Puedo soportar cualquier dolor mientras tenga un propósito.

No hay nada más triste que la tristeza de una persona alegre.

Si no esperas nada de nadie, nunca te decepcionarás.

No son buenos tiempos para los soñadores.

Pero nadie te explica cuál es tu lugar, y sigues corriendo.

Ojalá pudiera retirar todos los “te quiero” que te he dicho.

El buen humor es la salud del alma. La tristeza, su veneno.

El verdadero dolor es el que se sufre sin testigos.

Morir parece menos triste que haber vivido poco.

La depresión es la incapacidad de construir un futuro.

Nada es tan difícil como no engañarse a uno mismo.

Las huellas que dejamos los humanos son muy a menudo cicatrices.

Sé bien de lo que huyo, pero no de lo que busco.

Vivir en el pasado sólo te ciega para el futuro.

El alma triste en los gustos llora.

Ríe y el mundo reirá contigo. Llora y llorarás solo.

La tristeza vuela en las alas del tiempo.

Detrás de toda belleza hay algún tipo de tristeza.

Cuando te falta una persona, el mundo parece despoblado.

Algo dentro de mí está roto. Es la única manera de describirlo.

Percibir significa sufrir.

La tristeza casi nunca es otra cosa que una forma de fatiga.

La tristeza siempre ocupa el interior de las alegrías de un hombre.

Lágrimas deliciosas. Son el rocío del corazón.

Amar y no ser amado es morir sin estar muerto.

El silencio absoluto conduce a la tristeza. Es la imagen de la muerte.

El corazón está hecho para romperse.

La tristeza no es más que una valla entre dos jardines.

Nunca dejes de lado esa tristeza feroz llamada deseo.

Me encanta la tristeza. Te hace sentir más que nada.

Vas a buscarme en otras personas y nunca me vas a encontrar.

Lo contrario de la felicidad no es la tristeza, es el aburrimiento.

La ausencia de amor es el dolor más abyecto.

No llores porque se ha acabado, sonríe porque ha pasado.

Cuanto más examinamos una historia, más triste es.

El dolor no es tan fuerte como la culpa, pero se lleva más de ti.

Las lágrimas son palabras que deben ser escritas.

Tan corto es el amor y tan largo el olvido.

Fuiste mi hogar y no sé cómo no ir a cada uno.

Nada es miserable si no se piensa así.

En el libro de la vida, las respuestas no están en la parte de atrás.

Los que dan sus alas están tristes de no verlas volar.

Mi desolación comienza a crear una vida mejor.

¿La vida es triste o yo estoy triste?

Hay una grieta en todo. Así entra la luz.

Todo es un secreto, la tierra de tus lágrimas.

Encendió la soledad, para apagar un rato de su vida.

El silencio es el grito más fuerte.

Me enamoraste más cuando no te conocía tan bien.

A veces las cosas salen mal, y no es culpa de nadie.

Estoy bien, sólo me duele cuando respiro.

Él no dijo nada; ella lo entendió todo.

A ojos tristes, menos preguntas y más abrazos.

Nunca un fracaso, siempre una lección.

Para apreciar la luz, hay que conocer la oscuridad.

Tal vez, mi único error fue conocerte.

Nada más deprimente que tenerlo todo y sentirse triste.

Me falta una persona y me sobra el mundo entero.

Nada hace que una habitación esté más vacía que querer a alguien en ella.

¿Cómo se dice adiós a la persona que da sentido a tu vida?

Las lágrimas son palabras del corazón.

La vida es como un juego, sin botón de guardar.